martes, 16 de enero de 2018

Leche y uvas para una creencia




Prisciliano de Avila tuvo el honor de ser el primer hereje, que fue asesinado (o purificado según quien hable) por instigación del "Alto Mando de la Iglesia" a causa de sus creencias.
Este hecho es el primero de una larga serie de hechos parecidos que son la Leyenda Negra de la Iglesia.
Fue asesinado en Treveris (actual Alemania),tras obtener mediante el proceso de purificación espiritual (tortura durante días) una confesión del mismo Prisciliano.
Se le corta la cabeza (después de encomendarle a dios, eso si) junto a sus seguidores Felicísimo, Armenio, Eucrocia, Latroniano,Aurelio y Asarino.
Todos ellos se convierten en los primeros herejes ajusticiados por la Iglesia Católica a través de un organismo civil.
¿Las acusaciones?, las habituales en estos casos, brujería, bailes nocturnos con el diablo, uso de brebajes para abortar las mujeres, astrología y creo que, seguramente, comerse al niño Jesus... 

Unos años más tarde Dictinio, unos de los pocos autores de libros del "Priscilianismo", se va a Treveris, trae los restos de Prisciliano y los entierra en su Galicia natal.
Prisciliano fue, sin duda, influenciado por la educación que tuvo en su juventud, recibió las enseñanzas de Agape, mujer noble, y de un retórico de nombre Elpidio, que le acompañó a lo largo de su vida, fue vegetariano y abstemio.


Entre otras teorías defendía la inclusión de mujeres en los oficios religiosos, la libre interpretación de las Escrituras, la sustitución del pan y el vino por leche y uvas, el celibato, la pobreza voluntaria,el apartamiento en celdas y retiros en las montañas (posteriormente la vida monacal, que practico la Iglesia viene de aquí), andar descalzos y otras cosas más. Vamos, como podéis observar, este hombre era un autentico criminal y merecía el fin que tuvo.
El caso es que murió o le mataron en Alemania, poco después, le transportaron a Galicia y le enterraron allí. Corría el siglo IV, se olvido a Prisciliano y la Iglesia continuó, con sus prácticas habituales de la época, decir la verdad absoluta, matar herejes y quedarse con sus propiedades, cobrar diezmos y vivir como Dios.
Promulgó esto y se olvidó de Prisciliano.

Si alguno, además de la Santa Trinidad, introduce otros nombres de la Divinidad, diciendo que en la misma divinidad hay la Trinidad de la Trinidad, como afirmaron los gnósticos y Prisciliano, sea anatema. Si alguno no venera verdaderamente la natividad de Cristo según la carne, sino que finge honrarla ayunando en aquel día y en domingo, porque no cree que Cristo nació con verdadera naturaleza de hombre, como afirmaron Cedón, Marción, Maniqueo y Prisciliano, sea anatema. Si alguno dice que las almas humanas pecaron primeramente en las moradas celestiales, y que por eso fueron arrojadas a la tierra en cuerpos humanos, como afirmó Prisciliano, sea anatema. Si alguno cree que el diablo ha hecho en el mundo algunas criaturas y que él de propia autoridad produce los truenos, relámpagos, tempestades y sequías, como afirmó Prisciliano, sea anatema. Si alguno cree que los doce signos siderales, que suelen ser observados por los astrónomos, están dispuestos por cada uno de los miembros del alma o del cuerpo, y que se les aplican los nombres de los Patriarcas, como lo afirmó Prisciliano, sea anatema. Si algún clérigo o monje tiene en su compañía algunas otras mujeres como adoptivas, que no sean la madre, hermana, o tía, u otras unidas a él con parentesco próximo y convive con ellas, como enseñó la secta de Prisciliano, sea anatema. Si alguno condena los matrimonios humanos, y aborrece la procreación de los que van a nacer, como afirmaron Maniqueo y Prisciliano, sea anatema”.


Cinco siglos más tarde en el año del Señor de 813, un eremita de nombre Payo (se llamaba así, que no es coña) le dice al obispo de Iria Flavia (actual Padrón) que en un bosque de su diócesis llamado Libredón se ven unas luces extrañas...( como no estaba Iker Jimenez para aclararlo, se lio la manta a la cabeza y se le fue de las manos)...
El obispo Teodomiro se apresuró a visitar el frondoso bosque de Libredón, donde observó como destacaba lo que parecía ser un sepulcro, dentro del cual había dos tumbas y un altar,  bajo el altar vio otra tumba con un cadáver decapitado, (así dicen que murió Santiago).

El obispo piensa y piensa... ve como Galicia pierde la fe, su diócesis no genera casi recursos,esta olvidada por los altos estamentos eclesiales y prácticamente abandonada de la mano de Dios.
Hay cultos paganos y meigas, se adoran a plantas y árboles y se practican herejías por doquier
A Teodomiro se le enciende la bombilla (en este caso y por la época era una vela) y exclama ¡¡¡eureka!!!.

Apoyandose en textos del Beato de Liébana que escribe el himno para el día de Santiago Apóstol, conocido como “o dei verbum”, (por las palabras que inician la composición). Este himno es una oración para la liturgia del Santo, escrito y dedicado al famoso rey Mauregato, entre los años 783-788 y conservado en Toledo.
En este himno, Beato declara expresamente a Santiago ”como áurea cabeza de España, nuestro protector y Patrono nacional”. Así mismo, el Beato da por hecho la presencia del apóstol en España entre los años 33 y 40 de nuestra era, dando por sentada su presencia en Galicia.

A Teodomiro no le quedó ninguna duda de que se hallaba ante el lugar del enterramiento del Apóstol Santiago (el mayor) y dos de sus más fieles discípulos, Teodoro y Anastasio. Se lo dice al rey Alfonso II el Casto y poco después el Papa Leon III lo hace oficial en la epístola "Noscat Vestra Fraternitas".

Tanto Santiago el Mayor como Prisciliano fueron ejecutados por sus creencias, por el eficaz método de decapitación.
En momentos tan delicados,(los reinos cristianos estaban desunidos y la cuenca del Duero vacía y al alcance del "moro") un descubrimiento de tal calibre en tierras donde se combatía al infiel, era de lo más oportuno para aunar esfuerzos entre los diferentes reinos de la amenazada cristiandad y coger las limosnas que "buenamente" le diesen los fieles que llegasen hasta la tumba. Aparte, como no habia las famosas flamencas de recuerdo, ni television donde ponerlas, se les vendian reliquias, milagros, curaciones y una finca llamada cielo que nunca se ha escriturado a pesar de haber sido vendida millones de veces...



Dicen que de estos hechos viene el nombre de Santiago de Compostela.
Compostela de "Campus Stellae" que significa campo de estrellas, las que siguieron Payo y Teodomiro.
Aunque otras teorías dicen que viene de “compositum tellus, "tierra compuesta o hermosa" (Cronicón Iriense (XI-XII). Cada cual que piense lo que quiera.

Yo ni quito ni pongo, pues tampoco se a ciencia cierta quien es el huésped de la tumba que se encontraron Payo y Teodomiro en un lugar que antes había sido un cementerio.
Tampoco soy juez de las creencias de nadie y pienso que si dios existe, tanta validez tendrán las oraciones a Santiago, si se dicen a los pies de su tumba como si se dicen a la de los pies de la de Prisciliano.
Pero parece ser que esta tumba si es la de Prisciliano, pues no se conoce que el cadáver de Santiago El Mayor fuese trasladado desde tierra santa (le mato Herodes Agripa I de Judea) y allí, si es seguro que murió....

Archivo:Albrecht Dürer 037.jpg

Con esta teoría, muy popular por cierto, no quito importancia al Camino de Santiago. Pues me consta de gente laica que lo ha hecho y ha disfrutado inmensamente de él.
Las personas religiosas que lo hacen movidas por su fé en Dios, tienen mi respeto.
Pues Dios (si existe), no creo que tenga la visión estrecha de miras de algunos de los que dicen ser sus representantes en este mundo.



Pero.... si el que esta enterrado debajo de este altar es Prisciliano, me le imagino con su leche y uvas mirando hacia abajo con una sonrisa en la cara.

Que Fortuna les sea propicia a los compostelanos, creyentes o no.

P.D. Esta entrada la hice en 2.010 y como los que venían antes ya no vienen y los que vienen no la han leido, pues me ahorro hacer otra. He reflexionado, antes hacia mejores entradas... o eso creo...
La he recordado leyendo al inclito Doctor Krapp, asi que va por él.

jueves, 11 de enero de 2018

El patito de goma




El primer video nos muestra la conversación y en el segundo se puede escuchar las justificaciones del dueño del todo terreno.

Este fin de semana dan amenaza de mar arbolada en Asturias; aquí les dejo mi contribución, por si quieren vivir otra aventura, esta vez en el mar, al fin y al cabo, siempre habra un Guardacostas o la Guardia Civil del Mar para que les rescate, así que tranquilos, vosotros a vuestro rollo...



Resultado de imagen de patitos de goma


Hay gente que le tiene poco respeto a la vida de los demás.

Que Fortuna nos espabile

viernes, 22 de diciembre de 2017

Apóstoles y fantasmas.

Ciudadanos ha ganado las elecciones autonómicas de Cataluña.

C's 37 Escaños y 1.102.099 25,37 % cada escaño le cuesta 29.786 votos

JUNTSxCAT 34 escaños  940.602 votos 21,65 %  cada escaño le cuesta 27.664 votos

ERC-CatSí 32  escaños 929.407 votos  21,39 % cada escaño le cuesta 29.043 votos

PSC 17 escaños 602.969 votos cada escaño le cuesta 35.468 votos 13,88 %

CatComú-Podem 8 escaños  323.695 votos  7,45 % cada escaño le cuesta 40.461 votos

CUP 4 escaños  193.352 votos  4,45 % cada escaño le cuesta 48.338 votos

PP 3 184.108 votos 4,24 % cada escaño le cuesta 46.027 votos



Ciudadanos más PSC más PP tienen  un total de 1.889.176 votantes sobre un censo de  5.510.798 de habitantes es decir el 34,28% de la población mayor de 18 años.



Junts y ERC tiene 1.870.009 votantes es decir el 33.93% de los votantes.



Las diez ciudades más grandes de Cataluña han votado a Ciudadanos y este partido que apoyó sin fisuras el 155 ha sido la opción más votada . Estos datos son incontestables porque simplemente son hechos.


También es un hecho que la democracia española sufre una carencia grave cuando a unos partidos les cuesta sacar un escaño un numero de votos y a otros más del doble o en el caso de las generales más de 20 veces más.

También es una deficiencia grave no poder seleccionar a la gente que quieres, y tener que votar un producto precocinado y condimentado al gusto del guru de turno.


Pero esto no cambiara , ni al PP, ni al Psoe, ni a CIU le interesa cambiar esto y así resulta que las opciones menos votadas son las que se le que se quedan con mando en plaza y la opción que más han votado los ciudadanos en la oposición.


Esta reflexión y estas cifras, vienen a cuento de que ayer por la noche oi a un político que tiene orden de detención en España hablar otra vez en nombre del pueblo, como si él fuese el pueblo y a el le hubiese votado la casi totalidad de los habitantes de la región o que incluso le hubiesen votado todos los habitantes de la región, lo cual no deja de ser una fantasmada de cuidado.

Este apóstol del pueblo, ayer decía que Europa tendría que rectificar, que España tendría que quitarle la acusación,(supongo que en su imaginario país el presidente del Gobierno llama a los jueces y les dice a quienes tienen que meter en la cárcel y a quienes no) e incluso dijo que los del IBEX 35 tendrían que rectificar, lo que no se es de que en este tema, pero bueno.


Este individuo se cree con la verdad absoluta, cosa que es bastante frecuente en los idiotas.

 Este tipo de iluminados son los que creen que los que no están con ellos son enemigos del pueblo, si como oyen, son enemigos del pueblo, no adversarios políticos o discrepantes, enemigos del pueblo ellos son los puros y son los buenos, los demás no, ellos tienen la verdad absoluta. Hay un cierto paralelismo con la Inquisición y el puritanismo anglosajón, ese que quema libre pensadores, personajes que se creen con la verdad verdadera, ese que no sabe interpretar que ni siquiera son mayoría en votos, aunque eso si, van dando lecciones magistrales de democracia a todo el mundo, como si la hubiesen inventado ellos.
 El tipo de persona que históricamente solo ha generado guerra, hambre y problemas y que nunca crearon nada, de hecho, asusta pensar que pudiera hacer este idiota con un ejercito a su mando, porque es fácil ser pacifista cuando no tienes con que hacer la guerra.

Antes decían que Cataluña era de izquierdas, ahora la primera lista son liberales, la segunda derecha nacionalista y la tercera nacionalista ergo de derechas...
Por cierto,¿alguien me puede decir alguna propuesta en esta campaña que hubiese hecho algún partido por el bienestar de la personas? por ejemplo, quitar los barracones de enseñanza, que sea honrado y que no copie de los programas, que lo diga de cabeza..




Carles no eres la reina de fiesta, es así, es duro, pero es así...

Siempre me hicieron desconfiar los apóstoles , esas personas iluminadas, fanáticas e ignorantes que dicen hablar en nombre del pueblo o en nombre de dios, nunca hicieron nada positivo.
O dicho de otra forma hay que ser muy fantasmon para decir que hablas en nombre del pueblo cuando a tu partido le la votado el 17,06% del electorado, pero mucho.

Que Fortuna aporte talento, porque a falta de talento salen estas cosas.





viernes, 15 de diciembre de 2017

Los godos del emperador Valente



En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. Por diversas razones -entre otras, que Roma ya no era lo que había sido- se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.

Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado. Que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender. Desde que hay memoria, unos pueblos invadieron a otros por hambre, por ambición, por presión de quienes los invadían o maltrataban a ellos. Y todos, hasta hace poco, se defendieron y sostuvieron igual: acuchillando invasores, tomando a sus mujeres, esclavizando a sus hijos. Así se mantuvieron hasta que la Historia acabó con ellos, dando paso a otros imperios que a su vez, llegado el ocaso, sufrieron la misma suerte. El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente (el imperio heredero de una civilización compleja, que hunde sus raíces en la Biblia y el Talmud y emparenta con el Corán, que florece en la Iglesia medieval y el Renacimiento, que establece los derechos y libertades del hombre con la Ilustración y la Revolución Francesa), es que todo eso -Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Newton, Voltaire- tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más.

Pagamos nuestros pecados. La desaparición de los regímenes comunistas y la guerra que un imbécil presidente norteamericano desencadenó en el Medio Oriente para instalar una democracia a la occidental en lugares donde las palabras Islam y Rais -religión mezclada con liderazgos tribales- hacen difícil la democracia, pusieron a hervir la caldera. Cayeron los centuriones -bárbaros también, como al fin de todos los imperios- que vigilaban nuestro limes. Todos esos centuriones eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. Sin ellos, sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros -en el sentido histórico de la palabra- que cabalgan detrás. Eso nos sitúa en una coyuntura nueva para nosotros pero vieja para el mundo. Una coyuntura inevitablemente histórica, pues estamos donde estaban los imperios incapaces de controlar las oleadas migratorias, pacíficas primero y agresivas luego. Imperios, civilizaciones, mundos que por su debilidad fueron vencidos, se transformaron o desaparecieron. Y los pocos centuriones que hoy quedan en el Rhin o el Danubio están sentenciados. Los condenan nuestro egoísmo, nuestro buenismo hipócrita, nuestra incultura histórica, nuestra cobarde incompetencia. Tarde o temprano, también por simple ley natural, por elemental supervivencia, esos últimos centuriones acabarán poniéndose de parte de los bárbaros.

A ver si nos enteramos de una vez: estas batallas, esta guerra, no se van a ganar. Ya no se puede. Nuestra propia dinámica social, religiosa, política, lo impide. Y quienes empujan por detrás a los godos lo saben. Quienes antes frenaban a unos y otros en campos de batalla, degollando a poblaciones enteras, ya no pueden hacerlo. Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean oenegés, no fuerzas militares. Toda actuación vigorosa -y sólo el vigor compite con ciertas dinámicas de la Historia- queda descartada en origen, y ni siquiera Hitler encontraría hoy un Occidente tan resuelto a enfrentarse a él por las armas como lo estuvo en 1939. Cualquier actuación contra los que empujan a los godos es criticada por fuerzas pacifistas que, con tanta legitimidad ideológica como falta de realismo histórico, se oponen a eso. La demagogia sustituye a la realidad y sus consecuencias. Detalle significativo: las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción. El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades. La herramienta histórica de pasar a cuchillo, por tanto, queda felizmente descartada. Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la humanidad. Por desgracia para el imperio.

Todo eso lleva al núcleo de la cuestión: Europa o como queramos llamar a este cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social, está roído por dentro y amenazado por fuera. Ni sabe, ni puede, ni quiere, y quizá ni debe defenderse. Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida. Pero las cosas no son tan simples. Los godos seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades. Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre. Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen. No en un día, por supuesto. Los imperios tardan siglos en desmoronarse.

Eso nos mete en el cogollo del asunto: la instalación de los godos, cuando son demasiados, en el interior del imperio. Los conflictos derivados de su presencia. Los derechos que adquieren o deben adquirir, y que es justo y lógico disfruten. Pero ni en el imperio romano ni en la actual Europa hubo o hay para todos; ni trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables. Además, incluso para las buenas conciencias, no es igual compadecerse de un refugiado en la frontera, de una madre con su hijo cruzando una alambrada o ahogándose en el mar, que verlos instalados en una chabola junto a la propia casa, el jardín, el campo de golf, trampeando a veces para sobrevivir en una sociedad donde las hadas madrinas tienen rota la varita mágica y arrugado el cucurucho. Donde no todos, y cada vez menos, podemos conseguir lo que ambicionamos. Y claro. Hay barriadas, ciudades que se van convirtiendo en polvorines con mecha retardada. De vez en cuando arderán, porque también eso es históricamente inevitable. Y más en una Europa donde las élites intelectuales desaparecen, sofocadas por la mediocridad, y políticos analfabetos y populistas de todo signo, según sopla, copan el poder. El recurso final será una policía más dura y represora, alentada por quienes tienen cosas que perder. Eso alumbrará nuevos conflictos: desfavorecidos clamando por lo que anhelan, ciudadanos furiosos, represalias y ajustes de cuentas. De aquí a poco tiempo, los grupos xenófobos violentos se habrán multiplicado en toda Europa. Y también los de muchos desesperados que elijan la violencia para salir del hambre, la opresión y la injusticia. También parte de la población romana -no todos eran bárbaros- ayudó a los godos en el saqueo, por congraciarse con ellos o por propia iniciativa. Ninguna pax romana beneficia a todos por igual. Y es que no hay forma de parar la Historia. «Tiene que haber una solución», claman editorialistas de periódicos, tertulianos y ciudadanos incapaces de comprender, porque ya nadie lo explica en los colegios, que la Historia no se soluciona, sino que se vive; y, como mucho, se lee y estudia para prevenir fenómenos que nunca son nuevos, pues a menudo, en la historia de la Humanidad, lo nuevo es lo olvidado. Y lo que olvidamos es que no siempre hay solución; que a veces las cosas ocurren de forma irremediable, por pura ley natural: nuevos tiempos, nuevos bárbaros. Mucho quedará de lo viejo, mezclado con lo nuevo; pero la Europa que iluminó el mundo está sentenciada a muerte. Quizá con el tiempo y el mestizaje otros imperios sean mejores que éste; pero ni ustedes ni yo estaremos aquí para comprobarlo. Nosotros nos bajamos en la próxima. En ese trayecto sólo hay dos actitudes razonables. Una es el consuelo analgésico de buscar explicación en la ciencia y la cultura; para, si no impedirlo, que es imposible, al menos comprender por qué todo se va al carajo. Como ese romano al que me gusta imaginar sereno en la ventana de su biblioteca mientras los bárbaros saquean Roma. Pues comprender siempre ayuda a asumir. A soportar.

La otra actitud razonable, creo, es adiestrar a los jóvenes pensando en los hijos y nietos de esos jóvenes. Para que afronten con lucidez, valor, humanidad y sentido común el mundo que viene. Para que se adapten a lo inevitable, conservando lo que puedan de cuanto de bueno deje tras de sí el mundo que se extingue. Dándoles herramientas para vivir en un territorio que durante cierto tiempo será caótico, violento y peligroso. Para que peleen por aquello en lo que crean, o para que se resignen a lo inevitable; pero no por estupidez o mansedumbre, sino por lucidez. Por serenidad intelectual. Que sean lo que quieran o puedan: hagámoslos griegos que piensen, troyanos que luchen, romanos conscientes -llegado el caso- de la digna altivez del suicidio. Hagámoslos supervivientes mestizos, dispuestos a encarar sin complejos el mundo nuevo y mejorarlo; pero no los embauquemos con demagogias baratas y cuentos de Walt Disney. Ya es hora de que en los colegios, en los hogares, en la vida, hablemos a nuestros hijos mirándolos a los ojos.  


Original aqui.


Que Fortuna nos aporte lucidez.

lunes, 11 de diciembre de 2017

The best of the world




Como, a falta de información, ahora hay que crear titulares, hemos inventado una nueva palabra para la TV, ciclogenesis.
Todo sea para despistar al personal y acojonarle, ahora es noticia que en invierno haga frío, que llueva o que nieve, incluso en Burgos.
Pero no a mi no me despistan, en realidad, hace un viento de cojones y un poco de fresco (como decimos por aquí), nada que no sea normal, nada extraño.
En diciembre en Burgos pasa esto todos los años.
Lo raro ha sido Noviembre, el día de mi cumpleaños en manga corta, en mis cuarenta y todos nunca he visto nada similar, (siempre frío y en el 2.001 una nevada de verdad), sin embargo no ha sido noticia, es noticia que en Burgos haga frío, nieve y haga viento, manda huevos que diría el otro...

Lo dicho, nos estamos volviendo gilipollas, si no lo somos ya..
Para el fresco de Burgos no hay nada mejor que la olla poderida (de poderosa), alubias rojas de Ibeas de Juarros (las mejores de España), oreja, morro, tocino, carne de magro de vaca, costilla de cerdo, morcilla de Burgos, chorizo y relleno de huevo, un poco de ejercicio y menos tontería.
Como decían mis amigos de "Los del Páramo",  Olla podrida "The best of the world". (Disculpen el sonido, pero no hay nada mejor).



Que Fortuna nos quite la tontería.